Manifiesto PUM

PIDE UN MENSAJERO ES CORUÑA, ERES TÚ

Cada vez que compras o pides un recado aquí, estás ayudando a que el comercio local de A Coruña sea un poquito más fuerte.

Aquí te contamos por qué, desde nuestro punto de vista.

PUNTOS BÁSICOS PUM

Pide un Mensajero es una empresa nacida en A Coruña, que vive, trabaja y disfruta en ella.
No nos llevamos el capital ni invertimos los beneficios obtenidos aquí en otra ciudad o país.
Nos quedamos y reinvertimos en nuestra ciudad.
Queremos que la red del pequeño comercio coruñés se haga más fuerte cada día. Queremos acercarlo a tu casa para que no tengas que ir tú, pero que sigan manteniéndote como cliente.
No vamos a someter al comercio local de la ciudad a políticas y promociones que lo empobrezcan mientras su dinero acaba en fondos o inversiones que no devuelven ni reportan nada a nuestra ciudad.
En Pide un Mensajero somos todos compañeros y todos trabajamos a pie de calle.
Aquí no existen los falsos autónomos, las jornadas laborales que cotizan por la mitad ni los sueldos por debajo de convenio.
Un trabajo respetuoso con quien lo desempeña, porque es la base de nuestra pirámide social.
Somos conscientes del papel de responsabilidad que jugamos las empresas de nuestro sector en la contaminación, el cambio climático y la salud de las personas en la ciudad; y mantenemos el firme compromiso de tener la reducción de emisiones como camino a seguir.
Mientras llegan nuevas formas de entregarte lo que quieres, nos consuela al menos que al solapar servicios y entregas, estamos consumiendo y contaminando menos que si cada uno de nuestros clientes realizase cada compra y cada pedido por su cuenta, cada uno por separado y emitiendo mucho más CO2 a la atmósfera del que emitimos así.

NUESTROS PROVEEDORES: CERCANOS

Gestionamos los dominios y el alojamiento web a través de la empresa coruñesa tempalia.es, que nos ofrece los servidores de la potente empresa gallega Dinahosting.
Con ellas, contribuimos no solo a la reinversión económica aquí, sino que además parte de sus beneficios se donan a diferentes iniciativas solidarias.
Aunque mantenemos una perseverante política de reducción de uso de papel, reconocemos la necesidad de su uso para todavía multitud de asuntos del día a día, desde la burocracia hasta la publicidad.
En este ámbito, trabajamos con la copistería CenterCopy de A Coruña y la imprenta Lugami de Betanzos.
En este momento estamos estudiando diferentes opciones, informándonos de los destinos últimos del dinero y esperamos pronto estar trabajando en exclusiva con una suministradora local o bien en cooperativa.
En este ámbito nos entristece no tener una compañía local que cubra nuestras necesidades.
Nos mantenemos esperanzados y atentos a las que puedan surgir.

MOVIMIENTOS E INICIATIVAS DE TERCEROS

El knowcost es una filosofía de consumo que propone "consumir como piensas" conociendo no sólo los costes visibles del producto (el precio venta al público), sino también los costes indirectos, que no se ven y que, a la vez, pagamos todos: coste estado de bienestar y coste planeta.
Cuando los consumidores optamos por un producto, le estamos mostrando nuestro apoyo y por tanto, también estamos apoyando a la fábrica o empresa que lo produce y al entorno económico y social en que es producido, configurando de forma directa el mundo en el que vivimos. Con nuestro consumo apoyamos la sociedad a la que aspiramos.
Un consumidor Knowcoster dirige, vota y orienta su consumo. Algo que a veces requiere cambiar el producto que habíamos elegido, a veces consumir menos, a veces, no consumir, pero siempre sabiendo que estamos provocando una reacción en cadena que puede estar cerca o lejos de lo querríamos que sucediese.
Es, en definitiva, una forma de consumir con la misma libertad, pero sabiendo.

Pide un Mensajero se ha unido a este movimiento, lo que se puede verificar gracias a la insignia de huella fiscal, al pie de esta web, que la Fundación Knowcosters nos ha entregado para garantizarte que tributamos todo, todo y todo donde se debe: aquí.

Si quieres saber más sobre esto, pincha aquí.